El mercado de las criptomonedas se ha desplomado, con una caída del precio del bitcoin de 67% desde su máximo histórico en noviembre del año pasado.

En Wall Street se han estado deshaciendo de las inversiones más riesgosas, como es el caso de las criptomonedas, en un momento en que la sombra de una posible recesión en Estados Unidos ha movido a los grandes capitales a buscar refugio en activos más estables.

Con la inflación rampante que recorre el mundo, una escalada en las tasas de interés y una desaceleración económica a nivel global que ha sido impulsada por la guerra en Ucrania, el mercado está pasando por un llamado «criptoinvierno», es decir, un período prolongado de bajos precios de las divisas digitales.

Para echarle más leña a la hoguera, en Estados Unidos se están debatiendo proyectos para regular el sector -algo que afecta las expectativas sobre el precio de las criptomonedas-, mientras aparecen cada vez con más frecuencia fraudes y negocios poco transparentes que se han ido a la quiebra.

Uno de los casos que mayor impacto ha causado en los últimos meses ha sido el colapso de la divisa digital Luna que dejó en la calle a cientos de personas que apostaron su dinero en busca de una gran rentabilidad, y al final vieron con impotencia cómo se esfumaba frente a sus ojos.

Fuente: BBC