El intercambio de fuego se registró en Stanytsia Luganska, la misma ciudad en la que este jueves fue atacada una guardería de niños que quedó semidestruida por los misiles de los insurgentes.

Nuevos bombardeos se registraron este viernes cerca de la ciudad ucraniana de Stanytsia Luganska, en el este del país, bajo control de las fuerzas gubernamentales que luchan contra separatistas prorrusos.

El sonido de las bombas se escuchaba desde esta localidad, que fue blanco el jueves de varios obuses de los separatistas. Uno de ellos cayó sobre una guardería de niños, aunque no hubo que lamentar víctimas.

Estos bombardeos avivan la tensión existente entre Rusia y los países occidentales, que temen una invasión de Ucrania por parte de Moscú, que ha desplegado casi 150.000 militares en la frontera.

Ucrania y varios países occidentales acusaron a Rusia de buscar un pretexto para invadir a su vecino y estos crecientes enfrentamientos entre el ejército ucraniano y los separatistas podrían ser, según ellos, la excusa perfecta.El presidente ucraniano Volodimir Zelenski visitó las tropas ucranianos apostadas en el este del país (president.gov.ua)El presidente ucraniano Volodimir Zelenski visitó las tropas ucranianos apostadas en el este del país (president.gov.ua)

Kiev no quiere atacar a los separatistas

Ucrania “no tiene la intención” de llevar a cabo ofensivas contra los territorios separatistas del este del país o de la península anexionada de Crimea, dijo el ministro ucraniano de Defensa.

“Reforzamos nuestra defensa. Pero no tenemos la intención de efectuar ninguna ofensiva” contra estos territorios, declaró el ministro Oleksiy Reznikov en el Parlamento.

También insistió en que Rusia tiene desplegados 149.000 soldados en la frontera, entre las fuerzas terrestres (129.000) y los componentes naval y aéreo. Además insistió en que Ucrania no daría a Moscú una razón para atacar su territorio.

“Nuestra misión es no hacer ninguna de las cosas que los rusos están intentado provocar que hagamos”, afirmó. “Tenemos que frenarlos pero mantener la sangre fría”, dijo.Se espera una reunión entre Vladimir Putin y el dictador bielorruso Alexandr Lukashenko este viernes (REUTERS/Shamil Zhumatov)Se espera una reunión entre Vladimir Putin y el dictador bielorruso Alexandr Lukashenko este viernes (REUTERS/Shamil Zhumatov)

Rusia dice estar “preocupada”

Por su parte, el Kremlin consideró el viernes “muy preocupante” el nuevo repunte de enfrentamientos entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania: “Lo que pasa en (la región de) Donbás es muy preocupante y potencialmente muy peligroso”, declaró a la prensa el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Se espera para este viernes un diálogo entre Alexandr Lukashenko, dictador de Bielorrusia, y Vladimir Putin, que tenía previsto recibirlo en Moscú. La intención es tomar una decisión sobre el posible retiro de tropas rusas tras los ejercicios que finalizarán este domingo en territorio bielorruso, aliado clave del Kremlin en el conflicto.

Vía: INFOBAE