El ejército ruso anunció este martes la retirada de algunas de sus tropas que realizaban ejercicios cerca de la frontera con Ucrania, aunque Estados Unidos y la OTAN aseguraron no tener pruebas de esto.

«Las unidades de los distritos militares del Sur y del Oeste que han completado sus misiones ya comenzaron a abordar el transporte ferroviario y automovilístico y comenzarán a reubicarse en sus guarniciones hoy», aseguró el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, según citó la agencia de noticias Interfax.

«Unidades separadas marcharán a pie como parte de los convoyes militares», añadió el funcionario.

Konashenkov no dijo cuántos se van y aún no está claro si la decisión ayudará a reducir las tensiones.

Pese a haber concentrado más de 100.000 soldados cerca de la frontera, Moscú ha negado repetidamente cualquier plan para invadir Ucrania.

Joe Biden
Pie de foto, Biden dijo que no han podido verificar la retirada de tropas.

Este martes, el presidente de EE.UU., Joe Biden, aseguró que un ataque ruso a Ucrania es «todavía una gran posibilidad» y que el costo humano sería «inmenso».

En declaraciones televisadas a nivel nacional, Biden dijo que aún no se ha podido verificar la retirada de tropas anunciada por Moscú.

«[La salida de las fuerzas rusas] sería bueno, pero aún no lo hemos verificado. Todavía no hemos verificado que las unidades militares rusas estén regresando a sus bases de origen», dijo el presidente estadounidense.

«De hecho, nuestros analistas indican que siguen estando en una posición muy amenazante».

De acuerdo con el presidente estadounidense, Rusia tiene más de 150.000 efectivos desplegados en la zona fronteriza y en Bielorrusia.

El martes, el gobierno de Ucrania dijo que los sitios web de su Ministerio de Defensa y dos bancos fueron atacados cibernéticamente.

La causa no está clara, pero el país ya ha sufrido ataques en línea a gran escala en su infraestructura y ha señalado a Rusia de estar detrás.Analistas temen que, en lugar de una invasión a gran escala, Rusia podría usar medios menos obvios para desestabilizar Ucrania, por ejemplo, a través de ataques cibernéticos en infraestructura crítica.

El presidente Biden dijo el martes que Estados Unidos estaba preparado para responder a cualquier movimiento de este tipo.

Putin dice que no quiere guerra

El presidente ruso. Vladimir Putin, aseguró este martes que Rusia «por supuesto» no quiere una guerra en Europa, pero señaló que las preocupaciones de seguridad de su país deben ser tomadas en serio por Occidente.

Al ser cuestionado por periodistas sobre una posible guerra, Putin dijo: «¿Queremos esto o no? Por supuesto que no. Esa es exactamente la razón por la que presentamos propuestas para un proceso de negociaciones».

También dijo que la OTAN hasta ahora no había abordado las preocupaciones de seguridad «básicas» de Rusia y exigió que el tema de la incorporación de Ucrania a ese bloque de seguridad multinacional sea abordado en este momento, incluso si Ucrania aún no solicita su adhesión.

Vladimir Putin
Pie de foto, Putin habló sobre la situación en Ucrania tras una reunión con el canciller alemán Olaf Scholz en Moscú.

Previamente, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, sostuvieron una llamada teléfonica.

En una declaración de Moscú, Lavrov enfatizó la necesidad de un «diálogo pragmático sobre toda la gama de cuestiones planteadas por Rusia». También le dijo a Blinken que la «retórica agresiva» de Washington era inaceptable, pero consideró necesario continuar con el «trabajo conjunto».

«Moscú debe retirar todas sus tropas»

Estados Unidos había advertido que una invasión rusa podría ocurrir en cualquier momento y más de una docena de naciones han instado a sus ciudadanos a abandonar el país.

Reino Unido, Australia, Canadá y Países Bajos se encuentran entre las naciones que urgieron a sus ciudadanos a marcharse lo antes posible.

Una forma de saber si la retirada de tropas de Rusia es real, explica Olga Ivshina, del servicio ruso de la BBC en Moscú, es observar lo que sucede en los próximos días en Bielorrusia, donde ambos países están realizando ejercicios militares conjuntos.

«Esos ejercicios conjuntos deben finalizar el 20 de febrero. Si Rusia retira sus tropas después de eso, podría ser una señal de que Moscú se toma en serio la reducción de su despliegue de tropas alrededor de las fronteras de Ucrania», señala Ivshina.

Mapa mostrando las ubicaciones de las tropas rusas

Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Liz Truss, respondió a la noticia de retirada de tropas afirmando que para creer que no hay planes para invadir, Moscú debe retirar todas sus tropas acumuladas en su frontera con Ucrania.

«Los rusos han afirmado que no tienen planes para una invasión, pero necesitaremos ver una retirada de tropas a gran escala para demostrar que eso es cierto», precisó en una entrevista concedida a la emisora británica LBC.

Por su parte, el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, alentó a Rusia a retirar todas sus tropas restantes cerca de la frontera.

«Tenemos una regla: no creas lo que escuchas, cree lo que ves», le dijo a un grupo de periodistas reacccionando a la noticia.

«Cuando veamos una retirada, creeremos en una desescalada», añadió. Tras el anuncio, el Ministerio de Defensa de Rusia publicó imágenes oficiales que, según informó, muestran varios de sus tanques y vehículos blindados saliendo del área cerca de la frontera con Ucrania.https://www.bbc.com/ws/av-embeds/cps/mundo/noticias-internacional-60374415/p0bp72xv/esTítulo del video,

Rusia distribuye imágenes de tanques y tropas abandonando la frontera con Ucrania

En Bruselas, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que no ha visto «ninguna desescalada hasta ahora» por parte de Rusia en las fronteras con Ucrania.

Sin embargo, agregó que las «señales» provenientes de Moscú tras los esfuerzos diplomáticos dan «alguna razón para un optimismo cauteloso».

Vía: BBC News