Con el objetivo de lograr la mayor cantidad de docentes vacunados antes del regreso a las aulas, el gobierno de la provincia de Buenos Aires estudia anticipar las vacaciones de invierno. Es una de las alternativas que pusieron sobre la mesa en la Casa de Gobierno bonaerense, en donde se evalúa que el receso planificado para la segunda quince de julio pueda adelantarse hasta un mes, de acuerdo al cuadro sanitario del momento.

Si bien aún no hubo ningún tipo de confirmación, fuentes del Ejecutivo provincial le indicaron a Página/12 que «es un eje de análisis que se estuvo hablando entre las distintas jurisdicciones dada la situación epidemiológica». En caso de avanzar en ese sentido, una posibilidad es que se lleven a cabo en la segunda quincena de junio o la primera de julio.

Previo a concretar una definición, el gobierno de Axel Kicillof esperará a ver el impacto que tuvo el confinamiento de nueve días que comenzó el pasado 21 de mayo. De acuerdo al ministro de Salud Daniel Gollán, el efecto de las medidas de restricción adoptadas por el Gobierno para mitigar los contagios de coronavirus comenzará a notarse «dentro de dos o tres días».

La meta de la administración bonaerense es comprar tiempo para avanzar en el plan de vacunación y poder hacer foco en los trabajadores de la comunidad educativa. Algunos gremios docentes como el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba) ya dieron el visto bueno a la iniciativa.

Desde el Ejecutivo provincial se muestran optimistas en relación al ritmo que pueda tomar la campaña de inmunización en el corto plazo. «Están entrando una enorme cantidad de vacunas y la semana que viene vamos a terminar con el hito dos, que es la vacunación de los mayores de 40 años con comorbilidades», sostuvo Gollan.

Según el informe de la cartera sanitaria, la provincia de Buenos Aires ya vacunó a 3.533.542 personas con la primera dosis y a 915.269 con la segunda. En ese esquema, ya fueron inoculados el 95,53 por ciento del personal de salud; el 88,91 por ciento de las personas mayores de 60 años; el 67,38 por ciento de quienes tienen 50 a 59 años con comorbilidades; el 50,88 por ciento del personal docente y al 34,85 por ciento del personal de seguridad.

La Ciudad de Buenos Aires, por su parte, baraja implementar la misma medida que el gobierno de la provincia de Buenos Aires. En ese sentido,  la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, expresó que si bien se van a tomar un poco más para decidirlo, «lo están evaluando”. En la misma línea, el titular de la cartera educativa a nivel nacional, Nicolás Trotta, dejó en claro que anticipar el receso invernal «es algo que está sobre la mesa».

Vía: MSN