La dirigente alemana Angela Merkel recibió recientemente una segunda dosis de vacuna producida mediante la técnica de ARN mensajero, del laboratorio estadounidense Moderna, después de haber recibido el 16 de abril una primera inyección de la farmacéutica suecobritánica AstraZeneca.

La canciller, de 66 años, recibió una primera inyección de AstraZeneca, cuyo uso fue suspendido durante un tiempo en Alemania tras registrarse varios casos de trombosis en Europa.

El uso de este inmunizante, que recibieron varios dirigentes alemanes, entre ellos el presidente de la República, Frank-Walter Steinmeier, está reservado en el país a las personas mayores de 60 años.

Varios países, entre ellos Alemania, decidieron aplicar como segunda dosis una vacuna de ARN mensajero, ya sea Pfizer/BioNTech o Moderna, en lo que se llama un «esquema de vacunación mixto» tras una inyección de AstraZeneca.

Más de la mitad (51,2%) de la población alemana, es decir 42,5 millones de personas, han recibido al menos una dosis de la vacuna y 26,3 millones (31,6%) están totalmente vacunados, según cifras publicadas el martes por el Instituto Robert Koch.

Vía: Página 12