El presidente de Perú, Pedro Castillo, juramentó este miércoles a los nuevos miembros de su gobierno, remodelado después de que el mandatario le pidiera renunciar al ya ex primer ministro Guido Bellido.

Castillo nombró como sucesora de Bellido a Mirtha Vásquez, expresidenta del Congreso y congresista por el progresista Frente Amplio.

La primera ministra juró su cargo «por este país de mujeres y hombres que todos los días luchan por vivir con dignidad, sin discriminación».

La nueva líder del gobierno es una mujer conocida por su activismo medioambiental y su defensa de los derechos de las mujeres.

Como abogada, según relata el diario La República, actuó como representante de Máxima Acuña, una mujer que se ha convertido en un símbolo en Perú por su lucha contra una gran compañía minera.

En 2020 se convirtió en congresista de la República por el Departamento de Cajamarca. Tras la renuncia del expresidente Manuel Merino, después de los violentos incidentes que siguieron a la vacancia de Martín Vizcarra, Vásquez fue elegida presidenta del Congreso.

Mirtha Vásquez, junto a la bandera peruana.
Pie de foto, Mirtha Vásquez juró el miércoles su cargo e primera ministra.

El nuevo gobierno contará con cinco mujeres, mientras que en el anterior solo había dos.

El presidente ratificó al economista moderado Pedro Francke como ministro de Economía y Finanzas. Francke es visto como una figura clave para tranquilizar a los mercados, después de que la oposición acusara en la campaña electoral a Castillo de querer emular en Perú el modelo socialista de Cuba y Venezuela.

Otros dirigentes a los que se considera cercanos al presidente, como Walter Ayala, titular de Defensa, continúan en el cargo.

Castillo había anunciado horas antes la renuncia de Bellido, que había estado envuelto en la polémica desde que accedió al cargo hacía dos meses y medio.

«En favor de la gobernabilidad»

En un breve mensaje a la nación, Castillo dijo que tomó algunas decisiones «en favor de la gobernabilidad» del país.

«Perú espera mucho de sus autoridades. Es momento de poner al Perú por encima de toda ideología y posiciones partidarias», dijo Castillo.

«Por ello, informo al país que hemos aceptado la renuncia del presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido Ugarte».

El reemplazo del polémico Bellido, investigado por presunta corrupción y cercano al sector más radical del oficialista Perú Libre, parece indicar una apuesta por la moderación del presidente Castillo, que había visto como algunos de sus ministros habían sido cuestionados en el Congreso.

Guido Bellido
Pie de foto, Bellido se había visto salpicado por varios escándalos.

En un mensaje posterior, Bellido culpó a las «fuerzas fácticas» que «han ido entorpeciendo al gobierno sistemáticamente».

«Estos poderes fácticos, financieros y empresariales tienen capturados los órganos de justicia que, amparados en el eufemismo de la economía de poderes, no se someten a las elecciones y quieren gobernar nuestro país como una organización que criminaliza a todo opositor político», aseguró.

También dijo que no sabía por qué Castillo le había pedido su renuncia, aunque aseguró que el mandatario «es presidente de todos».

No solo Bellido salió del gobierno. El ministro de Trabajo, Iber Maraví, acusado de comandar fuerzas de la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso en la década de 1980, cesa y al frente de su ministerio queda ahora Betssy Chávez, congresista de Perú Libre.

El Congreso había iniciado el procedimiento para apartar a Maraví del cargo por su presunto pasado senderista, que él niega.

Vía: BBC News