Hugo Torres, uno de los líderes emblemáticos de la revolución sandinista en Nicaragua, murió este sábado, ocho meses después de ser apresado por el gobierno de Daniel Ortega.

Según confirmaron los familiares, el conocido como «comandante uno» falleció a los 73 años, luego de que líderes opositores denunciaran por semanas dudas sobre su paradero y estado de salud.

«Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de nuestro adorado padre», dijeron sus hijos en un comunicado.

La causa de la muerte no fue informada de momento.

El general retirado del ejército luchó junto al actual presidente Daniel Ortega durante la revolución del país y ayudó a liberarlo de la cárcel en 1974.

Pero luego acusó a Ortega de convertirse en dictador y fundó un partido de oposición.

Como resultado, Torres fue una de las figuras de la oposición arrestadas antes de las elecciones del año pasado.

Al igual que a otros exguerrilleros que se opusieron a Ortega, fue acusado por la Fiscalía de cargos de «traición a la patria».

Héroe sandinista

Torres fue visto como uno de los héroes de la revolución sandinista contra la brutal dictadura de Anastasio Somoza en la década de 1970.

Hugo Torres

A finales de 1974 fue uno de los 13 guerrilleros que realizó una operación para secuestrar a altos funcionarios del régimen somocista durante una fiesta en honor al embajador estadounidense en Managua, Turner Shelton.

A cambio de la vida de los rehenes, los sandinistas pidieron un monto de dinero y la liberación de sus compañeros detenidos, entre ellos Ortega.

Sin embargo, el también poeta y exdiputado estuvo entre los 46 exguerrilleros arrestados en junio pasado en lo que los críticos calificaron de represión contra los opositores del gobierno.

Se les impidió participar en las elecciones en las que Ortega fue elegido por cuarto mandato consecutivo.

Torres, entonces vicepresidente de Unamos, un partido de oposición creado después de la salida de Ortega en 1995, fue acusado de «conspiración para socavar la integridad nacional».

Unamos dijo que Torres había sido sometido a «torturas físicas y psicológicas» desde que fue detenido.

De acuerdo con el partido, el mes pasado habían preguntado al gobierno sobre su estado de salud, pero no tuvieron respuesta.

A Torres se le había «negado la libertad en condiciones inhumanas y sometido a un proceso legal sin garantías», según dijo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Vía: BBC News