La presidencia del bloque reafirmó que no permitirán que el régimen persa consiga un arma nuclear. El gobierno alemán ya había adelantado que no habían progresos en las negociaciones.

Irán tiene una “última oportunidad” de negociar seriamente para salvar el acuerdo nuclear, aseguró el domingo la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss, al término de una reunión del G7 en la que también se advirtió a Rusia contra la invasión de Ucrania.

Es la última oportunidad para que Irán acuda a la mesa de negociaciones con una solución seria a este problema”, dijo la ministra, cuyo país preside actualmente el grupo de grandes potencias.

“Todavía hay tiempo para que Irán venga y acepte este acuerdo” pero “esta es la última oportunidad”, insistió, instando a Teherán a presentar una propuesta seria. “Es vital que lo hagan” porque “no dejaremos que Irán consiga un arma nuclear”, dijo Truss en una conferencia de prensa en Liverpool, en el norte de Inglaterra.

Las negociaciones indirectas entre Irán y Estados Unidos, por mediación de los europeos, se reanudaron en noviembre en Viena para tratar de resucitar el acuerdo de 2015 que supuestamente evitaba que la República Islámica se hiciera con la bomba atómica.

La actual ronda de conversaciones en Viena se produce tras una pausa de cinco meses después de la elección de un antioccidental de línea dura como presidente de Irán, Ebrahim Raisi.

Queja de Alemania

La ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, afirmó por su parte que no hay avances a la vista en las conversaciones nucleares con Irán, y subrayó que el tiempo se está agotando.

“Se ha demostrado en los últimos días que no tenemos ningún progreso… debido a las propuestas del gobierno iraní las negociaciones se han retrasado seis meses”, dijo Baerbock a periodistas al margen de una reunión del G7 en Liverpool, Inglaterra.

El tiempo se está agotando”, enfatizó.Centrífugas iraníes para el enriquecimiento de uranio (Wana/Reuters)Centrífugas iraníes para el enriquecimiento de uranio (Wana/Reuters)

Anteriormente, funcionarios estadounidenses dijeron que el Secretario de Estado Antony Blinken había mantenido una reunión “productiva” con sus homólogos de Reino Unido, Alemania y Francia el viernes, en la que se discutió el camino a seguir en las conversaciones con Irán.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que hubo una conversación “intensa” entre los países del G7, que se mostraron unidos en su posición sobre las conversaciones nucleares. “La declaración también será contundente en cuanto a la importancia de que Irán vuelva a la mesa y que es posible concluir un acuerdo, pero que el tiempo se está reduciendo, por lo que estamos unidos en eso”, dijo el funcionario, que informó a los periodistas bajo condición de anonimato.

El funcionario añadió que el enviado especial de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, se dirigía de nuevo a Viena para mantener más conversaciones.

Bajo el acuerdo nuclear original, abandonado en 2018 por el entonces presidente Donald Trump, Irán limitó su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU. Occidente teme que el programa se utilice para desarrollar armas, algo que Teherán niega.

Raisi dijo el sábado que Teherán era serio en sus conversaciones, según informó la agencia oficial de noticias IRNA.

Vía: INFOBAE