Daniel Hoffman, ex agente de la CIA, explicó por qué Moscú se sentía amenazado por el pequeño país vecino y los motivos que lo llevaron a atacar. Los invasores del dictador ruso ya están cerca de Kiev.

Fox News tituló la principal columna de opinión de este viernes de manera contundente en su portada: “La Kriptonita del Kremlin”. Está firmada por Daniel Hoffman, un frecuente colaborador de la cadena de noticias norteamericana y quien fuera tres veces jefe de estación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés). Hoffman también dirigió programas técnicos y de recopilación de información humana a gran escala. Sus misiones incluyeron días de investigación sobre el terreno en la antigua Unión Soviética, en Europa y en diversas zonas de guerra en Oriente Medio y el sur de Asia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha hecho sonar la alarma propagandística sobre la alianza de la OTAN liderada por Estados Unidos. Putin la presenta como el ‘enemigo’ a las puertas de Rusia, que amenaza la patria asediada, que solo Putin puede defender”, indicó Hoffman. Y agregó: “Pero la alianza está compuesta, en cambio, por vecinos soberanos, libres y democráticos de Rusia, comprometidos con los principios de la libertad, cada uno de ellos decidido a contrarrestar la depredación económica y la nefasta influencia política de Rusia, que son las que más amenazan la seguridad del régimen de Putin”.

Hoffman -quien conoce a la perfección la política y los resortes de poder del Kremin– cree que el principal temor del dictador Vladimir Putin es que el pueblo ruso se dé cuenta que es posible una vida mejor, tal como la que viven los ucranianos que gozan de una libertad inédita para sus vecinos y una prosperidad económica interrumpida ahora por el ataque invasor de Mocú. “¿Qué es lo que más asusta a Vladimir Putin? Siempre ha sido la democracia, especialmente en la antigua Unión Soviética, cuyo colapso Putin calificó una vez como ‘la mayor catástrofe geopolítica del siglo’”.

Por ello, Ucrania ha sido asediada con creciente intensidad por los ataques cibernéticos, económicos y militares del Kremlin desde 2014, cuando Rusia comenzó a respaldar a los separatistas de la región ucraniana de Donbás con apoyo militar y material y se anexionó ilegalmente Crimea. Nada amenaza más la seguridad del régimen de Putin que Ucrania, un vecino democrático con un brillante futuro económico y una considerable población rusoparlante”, explicó el analista de Fox News.Una vista muestra un lanzacohetes múltiple del ejército ruso destruido con la letra "Z" pintada en su lado en Kharkiv, Ucrania 25 de febrero de 2022 (Reuters)Una vista muestra un lanzacohetes múltiple del ejército ruso destruido con la letra «Z» pintada en su lado en Kharkiv, Ucrania 25 de febrero de 2022 (Reuters)

Pero además, recordó cómo Adolf Hitler había invadido los países vecinos durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial. “En un retroceso a una justificación inquietantemente similar a la que utilizó Hitler para anexionarse los Sudetes de Checoslovaquia, Putin justificó el referéndum de Crimea y su decisión de esta semana de enviar tropas apenas disfrazadas de ‘fuerzas de paz’ aparentemente para defender a la población étnicamente rusa de Ucrania”, escribió el columnista.

La invasión de Ucrania por parte de Putin será costosa para la economía rusa en términos de pérdida de comercio, sanciones e importantes recursos presupuestarios dedicados a la región del Donbás, al igual que lo fue para Crimea, incluida la construcción del puente recto de Kerch, así como para Osetia del Sur y Abjasia”, señaló Hoffman. Y concluyó: “Putin no puede permitir que Ucrania triunfe como democracia, lo que serviría de faro de esperanza e inspiración para sus propios opositores internos, a quienes se les niegan las libertades civiles básicas, como la libertad de expresión y de reunión. El objetivo a largo plazo de Putin es la destrucción de Ucrania como Estado”.

A pocos kilómetros de Kiev

Los invasores rusos llevan su ofensiva en Ucrania a las puertas de su capital, Kiev, tras una serie de ataques aéreos sobre ciudades y bases militares y de entrar al país desde tres flancos en una invasión que podría reescribir el orden de la seguridad mundial tras la Guerra Fría.

El sonido de las explosiones sacudió Kiev antes del amanecer y más tarde se escucharon disparos cerca del barrio gubernamental, mientras los líderes occidentales convocaban una reunión de urgencia y el presidente de Ucrania pedía ayuda internacional para frenar un ataque que podría derrocar a su gobierno elegido democráticamente, causar un gran número de víctimas y provocar daños en la economía mundial.

Entre los indicios de la que capital ucraniana estaba bajo una creciente amenaza, el ejército dijo el viernes que un grupo de espías y saboteadores rusos fueron vistos en un distrito de la ciudad a unos 5 kilómetros al norte del centro.

Vía: INFOBAE