Andy Beshear desestimó la posibilidad de encontrar a otras personas entre los escombros de una estructura que se derrumbó en la localidad de Mayfield.

El gobernador de Kentucky, Andy Beshear, desestimó la posibilidad de encontrar más sobrevivientes en una fábrica que colapsó en la localidad de Mayfield debido a un temporal que asoló a seis estados en EEUU y de donde ya fueron rescatadas 40 personas.

“Será un milagro si alguien más es encontrado con vida”, admitió el gobernador en una conferencia de prensa.

Beshear explicó que hay “por lo menos 15 pies (unos 4,5 metros) de metal con autos encima”, así como barriles de químicos corrosivos.

“La devastación no se parece a nada de lo que haya visto en mi vida y me cuesta expresarlo con palabras”, agregó el gobernador sobre la situación en su estado, donde teme que los fallecidos superen el centenar.El gobernador de Kentucky, Andy BeshearEl gobernador de Kentucky, Andy Beshear

El director ejecutivo de la fábrica Mayfield Consumer Products, Troy Propers, dijo a la cadena CNN que aproximadamente 110 personas se encontraban trabajando en la noche del viernes, aunque indicó que están tratando de contabilizarlos a todos.

En la instalación permanecía un funcionario de la cárcel del condado de Graves que perdió la vida, indicó el encargado del centro penitenciario, George Workman, a CNN.

Señaló que también estaban en el lugar seis reclusos como parte de un programa de trabajo, tres de los cuales sufrieron lesiones.

Workman informó igualmente de que la cárcel fue destruida por el tornado, lo que le obligó a evacuar a unos 83 reclusos.

Imágenes aéreas de Mayfield revelaron el impacto de la tormenta, que arrasó con edificaciones que quedaron reducidas a escombros, dejó sin techo a otras y arrojó desechos a su paso.

La policía local ordenó un toque de queda a partir de las 19.00 hora local de este sábado (00.00 GMT del domingo).Imágenes aéreas de Mayfield revelaron el impacto de la tormentaImágenes aéreas de Mayfield revelaron el impacto de la tormenta

La serie de tornados más intensa que se recuerda azotó en la madrugada del sábado seis estados de Estados Unidos y dejó decenas de muertos y un número indeterminado de desaparecidos, además de una estela de devastación que se ha llevado por delante poblaciones enteras y ha provocado incontables daños.

La tormenta, que comenzó en la noche del viernes, golpeó con fuerza Arkansas, Illinois, Kentucky, Missouri, Misisipi y Tennessee y, según el Servicio Nacional de Meteorología (NWS, en inglés), se recibieron informes de 37 tornados en distintos estados.

El presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó este mismo sábado la declaración de emergencia en Kentucky para acelerar el desembolso de ayuda a través de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA).

Biden, quien calificó en principio lo ocurrido como una “tragedia inimaginable”, prometió en la tarde del sábado en un discurso desde su ciudad, Willmington (Delaware), que su Gobierno hará “lo que sea necesario” para apoyar a los estados azotados por el temporal y “encontrará la forma de proveerlo”.

Vía: INFOBAE