El material fue obtenido por la nave espacial Juno, que está recopilando datos sobre el origen del mayor planeta del sistema solar.

Mientras busca respuestas sobre el cosmos y lo que significan para los orígenes de la Tierra, la NASA anunció una serie de descubrimientos sobre Júpiter. Y los científicos trajeron a casa una melodía interestelar del camino.

La nave espacial Juno está recopilando datos sobre el origen del mayor planeta del sistema solar, en el que podrían caber más de 1.300 Tierras. Entre sus últimos hallazgos se encuentran fotos del interior del anillo del planeta, un mapa de su campo magnético, detalles de su atmósfera y una banda sonora de los viajes de la nave alrededor de una de sus lunas.

Pero no es exactamente una canción, ni siquiera perceptible para el oído humano.

Las emisiones de radio que Juno ha grabado no son las que una persona oiría si fuera a Júpiter: el espacio es un vacío y no transporta las ondas sonoras como el aire en la Tierra. Sin embargo, la sonda que recorre el espacio captó las emisiones eléctricas y magnéticas que los científicos convirtieron posteriormente en sonido perceptible. Resulta que la órbita de Ganímedes, una de las lunas de Júpiter y el mayor satélite del sistema solar, suena como R2-D2.

Juno, que la NASA lanzó en 2011 y comenzó a orbitar Júpiter en julio de 2016, es la octava nave espacial que visita Júpiter, y la primera que sondea por debajo de la gruesa cubierta de gas del planeta gigante. Ha luchado contra las temperaturas extremas y la peligrosa radiación de Júpiter para estudiar sus polos norte y sur, avanzando a pesar de la falta de luz solar en sus paneles solares.Un primer plano de Júpiter captado en la 38 órbita de la misión Juno alrededor del planeta. (Thomas Thomopoulos)Un primer plano de Júpiter captado en la 38 órbita de la misión Juno alrededor del planeta. (Thomas Thomopoulos)

Descubrir los secretos del funcionamiento de Júpiter podría arrojar luz sobre la evolución de otros planetas y la formación del propio sistema solar, dijo Scott Bolton, investigador principal de la misión Juno.

“Intentamos comprender de dónde venimos, cómo hemos llegado hasta aquí”, declaró Bolton a The Washington Post. “Y Júpiter es una gran parte de esa historia”.

Para lograr ese objetivo, la nave ha volado a través del planeta gigante, cartografiando su campo magnético. La misión, que acaba de completar su 38ª órbita, se ha ampliado este año para añadir los sobrevuelos de las lunas de Júpiter, como el realizado en junio, que ha dado lugar a la pista de audio de Ganímedes. El sonido, dijo Bolton, representa una experiencia de inmersión en los viajes de la misión más allá de la luna por primera vez en más de dos décadas.

Juno también descubrió que el planeta está siendo bombardeado por diminutas pero potentes partículas procedentes de Marte. La gravedad de Júpiter actúa como una puerta que empuja los micrometeoritos fuera de su órbita, de forma similar a como puede haber expulsado a otros planetas antiguos del sistema solar.

Los científicos se están preparando para detallar el anillo de Júpiter. Al igual que Saturno y Urano, el gigante gaseoso tiene un tenue anillo de polvo creado por dos de sus lunas. La nave espacial ya echó un vistazo desde el interior del anillo, una observación que permitió a los investigadores ver la constelación de Perseo desde una perspectiva diferente.

“Lo que siempre me impresiona es que acabamos descubriendo todo tipo de cosas que no habíamos previsto”, dijo Connerney.

Júpiter es diferente a los otros ocho planetas de nuestro sistema solar. A excepción de un núcleo rocoso, el planeta está formado por elementos gaseosos y líquidos. Rodeado de electrones, protones e iones que rebotan rápidamente, la cubierta de nubes de Júpiter tiene una capa de hidrógeno metálico líquido. Su núcleo sigue siendo un misterio, pero los científicos creen que un conjunto de elementos difusos más pesados que el helio se encuentra en el centro. Esta configuración allana el camino para una dínamo -o la fuente de un campo magnético- dijo Connerney.

El resultado, dijo, son “espectaculares auroras, o tremendas deposiciones de energía”. Muy parecidas a nuestras propias auroras boreales, pero miles de veces más brillantes.

Con los datos generados por Juno, Connerney y su equipo pudieron cartografiar el campo magnético de Júpiter. Su estudio también reveló que la acción de la dinamo proviene del hidrógeno metálico que se encuentra bajo una capa de gotas de helio.

El interior del planeta también es dinámico. Gira cada 10 horas y alberga furiosos chorros de viento que confieren a Júpiter sus remolinos de tipo Van Gogh. En sus latitudes meridionales, la Gran Mancha Roja es esencialmente un huracán que se ha observado desde la época de Galileo. Pero los científicos han encontrado otra mancha formidable: la Gran Mancha Azul.Esta imagen muestra dos de las grandes tormentas giratorias de Júpiter, captadas por el generador de imágenes de luz visible de Juno el 29 de noviembre. (Kevin M. Gill/NASA/JPL)Esta imagen muestra dos de las grandes tormentas giratorias de Júpiter, captadas por el generador de imágenes de luz visible de Juno el 29 de noviembre. (Kevin M. Gill/NASA/JPL)

La Gran Mancha Azul “es realmente una anomalía magnética”, dijo Connerney. Su nombre no proviene de su color, sino de cómo se dibujan las líneas del campo magnético, que se vuelven azules cuando se adentran en el planeta. También ofrece pistas sobre el funcionamiento del planeta.

“De hecho, detectamos un gran cambio desde el comienzo de nuestra misión Juno en 2016 hasta ahora”, dijo. “Detectamos un cambio en el campo magnético que equivale a la deriva hacia el este de la gran mancha azul en el tiempo, muy lenta unos cuatro centímetros por segundo pero lo suficientemente rápida como para rodear el planeta en unos 350 años”.

La Gran Mancha Azul está siendo arrastrada por las corrientes de chorro de Júpiter, un patrón que demuestra que los vientos del planeta se extienden a mucha más profundidad de lo que se creía en un principio. El descubrimiento de la anomalía que se está dando vuelta, Bolton, investigador principal de Juno, podría arrojar luz sobre una de las mayores preguntas que los científicos esperan responder: ¿Cómo funciona la atmósfera de Júpiter?

“Es realmente la primera vez que vemos un campo magnético que se ve afectado por la atmósfera”, dijo. “Realmente demuestra que su atmósfera profunda es muy dinámica, mucho más de lo que la gente había pensado”.

Descubrir los secretos de Júpiter, dijo Bolton, es una experiencia humilde, que puede hacernos sentir como pequeñas motas, pero también nos recuerda lo mucho que queda por explorar.

“A lo largo de la historia, a menudo hemos pensado que somos el centro de todo porque, en cierto sentido, estás mirando desde tus propios ojos y tu propio cerebro”, dijo Bolton. “Pero hay muchas cosas ahí fuera”.

Vía: INFOBAE