Una ralentización de la economía del gigante asiático, en problemas por las restricciones contra la covid, hace temer a los inversores un descenso de la demanda de energía en el primer consumidor del mundo.

Los mercados bursátiles divergieron el lunes cuando los inversores siguieron una serie de informes de ganancias corporativas, mientras que los precios del petróleo se hundieron por las preocupaciones sobre la demanda china.

Las bolsas europeas cerraron sin tendencia clara, tras un mes de julio marcado por los indicadores económicos y los resultados empresariales.

La bolsa de París terminó perdiendo 0,18%, mientras que Londres cedió un 0,13% y Fráncfort un 0,03%, prácticamente sin cambios.

Milán ganó un 0,11% mientras en Madrid el Ibex-35 cerró perdiendo 0,87%.

Wall Street subió en la tarde después de abrir a la baja el primer día de agosto luego de un mes fuerte en julio.

La cotización del crudo WTI cedía un 5% el lunes y el Brent volvió a caer por debajo de los 100 dólares a pocos días de la reunión del cartel de países productores OPEP+, por la inquietud sobre la demanda de crudo en China.

Hacia 13H10 GMT, el barril de West Texas Intermediate (WTI) estadounidense caía 5% a 93,69 dólares por barril y el marcador Brent del mar del Norte, que es la referencia en Europa, pasó por debajo de la barrera de los 100 dólares, cotizando a 99,99 dólares, tras pérdidas del 3,83%.

Analistas consultados en un sondeo de Reuters redujeron por primera vez desde abril su previsión para los precios medios del Brent en 2022 a 105,75 dólares el barril. Su estimación para el WTI cayó a 101,28 dólares.

El índice gerente de compras (PMI, indicador de referencia del sector) que elabora la compañía británica de información económica IHS Markit pasó de 51,7 puntos en junio a 50,4 en julio, por debajo de los 52 enteros que predecían los analistas, según las cifras publicadas hoy.

Una ralentización de la economía china, que ha estado constreñida por las restricciones contra la covid, hace temer a los inversores un descenso de la demanda de energía en el primer consumidor del mundo.

Los inversores también están preocupados por la ralentización de la actividad manufacturera japonesa, que se expandió en julio a su ritmo más débil en 10 meses, según los datos publicados el lunes.

El mercado está además pendiente de la reunión de funcionarios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios este miércoles por videoconferencia, en la que abordarán la producción de septiembre.

Dos de las ocho fuentes de la OPEP+ que participaron en un sondeo de Reuters dijeron que en la reunión del 3 de agosto se discutiría un modesto aumento para septiembre. El resto dijo que es probable que la producción se mantenga estable.

El nuevo secretario general del grupo, Haitham al-Ghais, reiteró el domingo que la pertenencia de Rusia a la OPEP+ es vital para el éxito del acuerdo, informó el diario kuwaití Alrai.

También influyó en los precios el aumento de la producción petrolera libia, que alcanzó los 1,2 millones de barriles diarios (bpd), frente a los 800.000 bpd del 22 de julio, tras el levantamiento del bloqueo de varias instalaciones petroleras.

(Con información de AFP, EFE y Reuters)

Fuente: Infobae