El actual número uno del tenis mundial es un ferviente militante antivacunas que además viola reglas de cuarentena en su propio país. Las autoridades australianas volvieron a revocarle la visa y corre peligro su participación en el Abierto.

Para la gente que lo ve desde lejos, el trato de la estrella del tenis Novak Djokovic por parte de los funcionarios de inmigración australianos puede parecer duro.

Pero Australia lleva mucho tiempo adoptando una postura severa en materia de inmigración, desde los primeros días de su política de “Australia blanca” hasta su práctica más reciente de agrupar a los refugiados en campos de detención fuera del territorio. Muchas de sus políticas han sido condenadas por los críticos.

Djokovic, que no está vacunado contra el coronavirus, se enfrenta a la deportación de Australia después de que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, revocara el viernes su visado por segunda vez, alegando consideraciones de salud y “buen orden”.

No es la primera celebridad que se enfrenta a un trato duro.

La comentarista británica de extrema derecha Katie Hopkins fue expulsada de Australia el año pasado tras infringir las normas de cuarentena. En 2007, al rapero estadounidense Snoop Dogg se le denegó la entrada por sus antecedentes penales.

Y en 2015, las autoridades australianas amenazaron con aplicar la eutanasia a Pistol y Boo, los perros Yorkshire Terrier propiedad de los actores Johnny Depp y Amber Heard, que se habían colado en el país en el jet privado de la pareja. Los perros sobrevivieron; el romance de la pareja, no.Amber Heard junto a Johnny Depp antes de las denuncias por violencia de género. Ambos debieron enfrentar a las rígidas autoridades australianas de inmigraciones y sus perros casi son ejecutados (Reuters)Amber Heard junto a Johnny Depp antes de las denuncias por violencia de género. Ambos debieron enfrentar a las rígidas autoridades australianas de inmigraciones y sus perros casi son ejecutados (Reuters)

La saga de Djokovic comenzó a principios de este mes, cuando llegó a Melbourne para jugar el Abierto de Australia, con la esperanza de consolidar su lugar en la historia como el primer hombre en ganar 21 torneos de Grand Slam.

Pero acabó pasando cuatro noches confinado en un hotel de detención de inmigrantes después de que los funcionarios rechazaran su exención a las estrictas normas de vacunación de Australia y cancelaran su visado.

El lunes, ganó una batalla judicial por motivos de procedimiento que le permitió quedarse y practicar, antes de que Hawke tomara su decisión el viernes. Se espera que Djokovic recurra, pero se le acaban el tiempo y las opciones.

Australia otorga una autoridad inusual a su ministro de inmigración, a la que muchos se refieren como los “poderes de dios” del ministro. Hawke puede esencialmente anular los tribunales para deportar a las personas, con sólo unos pocos motivos para cualquier apelación.

Kian Bone, abogado especializado en inmigración del bufete Macpherson Kelley, dijo que Djokovic podría no tener tiempo de presentar una apelación efectiva antes de que tenga que jugar, lo que le obligaría a renunciar.

Australia siempre ha tenido políticas de inmigración muy codificadas y muy legisladas”, dijo Bone. “Y en comparación con otros países, conferimos un poder extraordinario al ministro de inmigración”.

La historia moderna de Australia comenzó siendo receptora de duras políticas de inmigración, ya que Gran Bretaña envió a decenas de miles de delincuentes a las colonias penales australianas durante 80 años, antes de poner fin a esta práctica en 1868.

Cuando Australia formó su primer gobierno federal en 1901, una de sus primeras órdenes de trabajo fue aprobar la Ley de Restricción de la Inmigración, diseñada para mantener alejadas a las personas de color de Asia, las islas del Pacífico y otros lugares.

La política de la “Australia blanca” continuó durante décadas antes de que se eliminaran los últimos restos en la década de 1970.

Una de las víctimas fue el filipino-estadounidense Lorenzo Gamboa, que se alistó en el ejército de Estados Unidos en 1941 y fue evacuado a Australia cuando Filipinas cayó en manos de Japón. Se casó con una mujer australiana y tuvo dos hijos. Cuando fue licenciado del ejército, intentó volver a Australia, pero le negaron la residencia permanente y se vio obligado a marcharse.Fanáticos del serbio y manifestantes contra las vacunas discuten con partidarios de refugiados frente al Park Hotel en Melbourne, el 8 de enero pasado. Novak Djokovic podría, finalmente, ser deportado de Australia (Getty)Fanáticos del serbio y manifestantes contra las vacunas discuten con partidarios de refugiados frente al Park Hotel en Melbourne, el 8 de enero pasado. Novak Djokovic podría, finalmente, ser deportado de Australia (Getty)

Su caso provocó la indignación de los filipinos y causó una importante ruptura diplomática con Australia. Finalmente se le permitió establecerse en Australia en 1952.

En 2001, Australia puso en marcha la “Solución del Pacífico”, por la que los solicitantes de asilo que intentaban llegar a Australia en barco eran enviados a centros de detención en Papúa Nueva Guinea o Nauru, en lugar de permitirles permanecer en el territorio australiano.

Cientos de solicitantes de asilo fueron alojados en las islas hasta que el número se redujo en los últimos años. Todavía quedan decenas.

El periodista Behrouz Boochani, que había huido de Irán, estuvo retenido contra su voluntad en las islas durante seis años.

Utilizando un teléfono de contrabando y publicando en las redes sociales, Boochani detalló las condiciones insalubres, las huelgas de hambre y la violencia en los campos de detención, así como las muertes causadas por negligencia médica y suicidio.

Al final utilizó su teléfono para escribir un libro, enviando fragmentos en farsi a un traductor por WhatsApp. Titulado “No Friend But the Mountains”, el libro ganó un prestigioso premio australiano, el Victorian Prize for Literature. Pero nunca ha podido viajar a Australia para recoger su premio.

En 2019 Boochani escapó a Nueva Zelanda, donde ahora vive.

Nueva Zelanda mantiene estrechos lazos con su vecino, pero la dura postura de Australia en materia de inmigración ha provocado tensiones, sobre todo en los últimos años, después de que Australia comenzara a aplicar políticas más estrictas de deportación de delincuentes a Nueva Zelanda.

El año pasado, Nueva Zelanda aceptó a regañadientes repatriar a la presunta militante del Estado Islámico Suhayra Aden y a sus dos hijos pequeños, que habían sido detenidos en Turquía.

Aden había vivido la mayor parte de su vida en Australia y tenía doble nacionalidad, australiana y neozelandesa. Pero Australia le retiró la nacionalidad en virtud de sus leyes antiterroristas, dejando a Nueva Zelanda la responsabilidad de su repatriación.

A pesar de las protestas de Nueva Zelanda, el gobierno australiano, dirigido por el primer ministro Scott Morrison, mantuvo su decisión sobre Aden. Se ha mostrado igualmente firme con respecto a Djokovic.

El gobierno de Morrison está firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia del COVID-19″, dijo Hawke el viernes en un comunicado.

Vía: INFOBAE