Son 15 los contagiados en el plantel que conduce Marcelo Gallardo. Debutará Alan Leonardo Díaz bajo los tres palos. Boca concentró a Andrada y Cardona. Estará en juego el pase a las semifinales de la Copa de la Liga.

Boca y su deuda en el mano a mano, potencia desde Madrid. River y esa superioridad manifiesta de Marcelo Gallardo en cada mata-mata, aun entre los desniveles. El mensaje de Juan Román Riquelme, bajando al barro, dejando por un rato en el rol de dirigente para bajar un mensaje motivador. La vuelta de Enzo Pérez y una línea de tres que empezaba a imponerse entre las preferencia del Muñeco. De todo eso se hablaba en la previa hasta que el Superclásico argentino fue atravesado por el Covid-19.

A sólo 24 horas del duelo más trascendente de los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, River quedó diezmado por ¡15 bajas! Entre ellas, ¡7 titulares! Y mucho peor, se quedó sin ¡4 arqueros! Este domingo por la tarde, entonces, en el arco de Amadeo Carrizo, Ubaldo Fillol, Nery Pumpido, Angel David Comizzo y Franco Armani, debutará Alan Leonardo Díaz, un chico que ni siquiera atajó un partido en la Reserva. Y lo hará ante Boca en la Bombonera, ni más ni menos.

Producto de un brote masivo, y después de los tests a los que fueron sometidos este sábado, Armani, Paulo Díaz, Federico Girotti, Enrique Bologna, Germán Lux, Robert Rojas, Nicolás De La Cruz, Rafael Borré, Bruno Zuculini, Tomás Castro Ponce, Franco Petroli, Matías Suárez, Agustín Palavecino, Benjamín Rollheiser y Santiago Simón fueron aislados.

El primer caso en ser detectado fue el de Alberto Montes, entrenador de arqueros. Sucedió el viernes. El sábado, varios jugadores empezaron a sentir síntomas, entre ellos, Bologna, Lux y Petroli. Los tres, más Armani, fueron hisopados porque trabajan con Tato, claro. Y el único que dio negativo fue el número uno santafesino. Por la noche, en cambio, sintió un malestar, volvió a ser hisopado y se confirmó la presencia del virus en su cuerpo.

Bajo esta coyuntura, el Muñeco tuvo que convocar al pibe Díaz, nacido en Lanús hace 21 años, quien jugó en la Libertadores Sub 20, pero es suplente de Petroli en la Reserva. En el banco estará Agustín Gómez (19) de la Sexta División.

Armani, Paulo Díaz, Rojas, De La Cruz, Palavecino, Suárez y Santos Borré iban a ser de la partida. El paraguayo y el uruguayo fueron los primeros en tener síntomas. “El resto de los testeos a jugadores y cuerpo técnico dieron resultado negativo. Asimismo, River informa que suspendió la concentración originalmente programada para hoy en el Alvear Icon Hotel”, confirmó el club a través de un comunicado de prensa emitido en horas de la tarde. A la noche, empezaron a desmejorar Armani, Suárez, Palavecino, Rollheiser y Simón. Y los nuevos PCR dejaron claro que los cinco futbolistas están infectados.

Los propios dirigentes se encargaron de informar que no pedirían la suspensión del partido. No hacía falta, claro. En definitiva, el Reglamento y el protocolo de la Liga son muy claros en ese sentido. Los casos positivos se aíslan y el resto, juega. A pesar de que comparten entrenamientos y vestuarios, no existe la figura de “contacto estrecho” dentro de un plantel. Todo se rige por los testeos.

Distinto es el tema bajo la órbita de la Conmebol. De hecho, Esteban Andrada no pudo jugar en el debut de Boca en la Libertadores ante The Strongest producto de que un familiar tuvo coronavirus. Después, se comprobó que el arquero estaba afectado por la enfermedad. Viajó a Guayaquil y tuvo que hacer la cuarentena en Ecuador. Recién volvió esta semana y ya está disponible. Irá al banco y seguirá atajando Agustín Rossi.

Por otro lado, ¿por qué se iba a suspender el partido si Sarmiento, Banfield, Gimnasia, Patronato y Defensa y Justicia, por citar cuatro casos de contagios masivos, tuvieron que afrontar sus compromisos con serias bajas? Nadie tiene coronita.

Sarmiento tuvo 17 casos positivos a fines de marzo, entre ellos, el médico Mario Rodríguez, que había sido vacunado con dos dosis de Sputnik V. Su técnico, Mario Sciacqua estuvo internado.

Algo parecido le ocurrió a Gimnasia, que enfrentó a Lanús con chicos de la Reserva. También hubo 17 jugadores que tuvieron que ser aislados.

Banfield sufrió 27 casos de Covid-19 (20 de ellos fueron futbolistas). Defensa y Justicia (17 casos) y Patronato (9) también estuvieron complicados. Los grandes también sufrieron brotes: Boca, Racing, Independiente y San Lorenzo tuvieron que emparchar sus equipos.

¿Será cierto que los jugadores de River se contagiaron porque se rompió la burbuja en Colombia? En Núñez lo descartan, pero todo explotó a la vuelta de Barranquilla. El virus condicionó el Boca-River. Pero el show continuará. Pese a todo.

Vía: Clarín