Con 7,3 millones de habitantes, Paraguay superó los 400.000 contagios y las 11.000 muertes desde que se reportó el primer caso de covid-19 en marzo de 2020. En las últimas dos semanas se ubica como el país de mayor mortalidad en el mundo, con una tasa de 24,79 decesos por cada 100.000 habitantes.

El ministerio de Salud de Paraguay alertó este viernes sobre el aumento de muertes mientras la ciudadanía se prepara para las elecciones internas este domingo. Desde el ministerio de Salud pidieron campañas más seguras y respeto a las medidas sanitarias durante los comicios, además informaron que cerca de un centenar de candidatos a las próximas elecciones murieron de covid-19.

El director de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, reconoció en la conferencia de prensa semanal que «Paraguay lleva la delantera en estos días» en cuanto a mortalidad por cada millón de habitantes. «Todos los países estuvieron en algún momento en el primer lugar de mortalidad, lo importantes es no estar mucho tiempo ahí», afirmó.

 Sequera además comentó que en la última semana observó una caída de casos del 9 por ciento, aunque insistió en que no se puede hablar todavía de descenso porque para eso necesitan tres semanas consecutivas con tendencia a la baja. Por el momento, esta reducción puede deberse a «una situación coyuntural» y a causas «muy circunstanciales», acotó el funcionario de Salud. 

Gracias a ese descenso en la última semana Paraguay cayó al segundo lugar en países con más muertes por millón de habitantes. Según el portal Our World in Data de la Universidad de Oxford, Paraguay, con 17,67 fallecidos por millón,  esta semana quedó detrás de Surinam (12,66, aunque su población no llegue al millón).

El 93 por ciento de los distritos del Paraguay registró casos en la última semana, en total serían 242 distritos, “y 128 están con un nivel 4 (de contagio), el nivel más alto de circulación comunitaria”, advirtió Sequera que volvió a recomendar limitar las reuniones sociales. «Si no nos estamos cuidando, va a haber un contagio masivo (…). Hay que cuidarse como si uno fuera portador del virus», recordó. Los hospitales del país se encuentran desbordados y actualmente escasea el oxígeno, así como algunos medicamentos.

Por otra parte, el funcionario confirmó este viernes dos fallecimientos de personas que ya habían recibido la vacuna pero que todavía no habían generado inmunidad. «Tienen que pasar entre 15 y 21 días hasta que se tiene la inmunidad. Estaban enfermos en el momento de la vacunación», matizó. Uno de los fallecidos inició la enfermedad el día que recibía la segunda dosis y el otro, un día después de completar la pauta.

Sequera invitó a la población a acudir a los vacunatorios y puso como ejemplo de la efectividad de la vacuna los datos del personal de salud vacunado, con un descenso de casos a las dos o tres semanas de haber completado las dos dosis.

Contagios y comicios

Por otra parte, el director de Vigilancia de la Salud, también advirtió sobre los contagios durante las campañas políticas. «Nos preocupan las campañas políticas, no tanto el acto de votar, si no las campañas irresponsables», precisó Sequera. «Según datos del Tribunal Superior de Justicia electoral, 17 mil candidatos se realizaron test de Covid-19, más de ocho mil dieron positivos y 96 candidatos fallecieron», explicó.

«En el mundo todos los países no pararon sus elecciones, pero sí sus campañas políticas. Nosotros no pudimos, pero sí dimos algunas recomendaciones de cómo hacer. Igual tenemos 96 candidatos que fallecieron. Esperemos que el domingo, el día de la votación, no sea un día que sumemos más muertos, no solo de candidatos, sino también de votantes», añadió Sequera.

Este domingo, Paraguay tendrá elecciones internas partidarias donde se elegirán los candidatos que disputarán los cargos de intendentes y concejales en los comicios municipales del 10 de octubre.

Pocas vacunas

Para el director ejecutivo de la Cruz Roja, Arturo Ojeda, la actual situación epidemiológica tiene que ver con el relajamiento de las medidas sanitarias para prevenir contagios de covid-19. «La gente no cumplió con las medidas sanitarias establecidas y además el gobierno bajó la guardia en los controles», afirmó. «Teníamos proyecciones de unos 7.000 muertos para julio. Estamos en la primera quincena de junio y ya sobrepasamos los 11.000. Los números son muy preocupantes», indicó Ojeda.

Por su parte, el epidemiólogo Tomás Mateo Balmelli indicó que «en enero, se estima que unos 35 mil paraguayos fueron a vacacionar a Brasil y muchos de ellos adquirieron las distintas variaciones del virus» más contagiosas. En cuanto a la adquisición de vacunas, para Balmelli el gobierno paraguayo se equivocó al “confiar ciegamente” en la compra de vacunas a través del sistema Covax de la Organización Mundial de la Salud. Ante este atraso, el país se valió de las donaciones que recibió de países de Europa, Asia y América.

«La inmunización sigue siendo lenta por falta de vacunas. El gobierno debe sacar todo el stock que tiene hasta que se acaben y no enlentecer la vacunación», aseguró Balmelli. Hasta el momento, Paraguay recibió unas 450.000 dosis de la vacuna AstraZeneca, 250.000 de Sinopharm, 20.000 de Coronavac, 200.000 Covaxin, 100.000 de Moderna y 40.000 de Sputnik-V.

«Es una vacunación a cuenta gotas. Si seguimos a este ritmo, en tres años vamos a alcanzar el 75 por ciento necesario para frenar el brote pandémico», explicó el epidemiólogo. «Nadie puede decir ‘ya estoy vacunado’ si sólo recibió la primera dosis», advirtió Balmelli.

Según los números oficiales, actualmente un 6,7 población de la población recibió la primera dosis y solo 1,2 por ciento las dos que aseguran la inmunización completa. La meta es llegar a 30 por ciento en diciembre y a 75 por ciento de los habitantes en 2023.

Vía: MSN