La práctica militar fue informada por Corea del Sur y Japón sin ofrecer mayores detalles. El servicio de guardacostas nipón advirtió a los navíos en esa zona no acercarse a ningún objeto sospechoso.

Desde entonces, la actividad militar de Pyongyang se había frenado mientras el régimen comunista guarda todavía silencio sobre los llamados a negociar de Estados Unidos.

En una importante reunión del partido la semana pasada, Kim Jong Un no mencionó a Estados Unidos y abogó por seguir desarrollando sus capacidades militares a pesar de las penurias económicas del país por las sanciones internacionales y la pandemia del coronavirus.

El país ha dejado de lado las conversaciones sobre su programa nuclear desde que en 2019 fracasó el diálogo entre Kim y el entonces presidente estadounidense Donald Trump.

El sucesor de Trump, el demócrata Joe Biden, ha declarado repetidamente la predisposición de la nueva administración a reunirse con representantes norcoreanos.

Pero hasta ahora Pyongyang ha menospreciado esta oferta y ha acusado a Washington de mantener su política “hostil”.El año pasado Corea del Norte realizó varias prácticas de lanzamientos de misiles
El año pasado Corea del Norte realizó varias prácticas de lanzamientos de misiles

El lanzamiento realizado en el mes de octubre, del que informaron autoridades de Corea del Sur y Japón, se produjo después de que enviados de Estados Unidos y Corea del Sur se reunieran en Washington para discutir el enfrentamiento nuclear con Corea del Norte. También se informó de que los jefes de los servicios de espionaje de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón se reunirían en Seúl el martes.

Este lanzamiento norcoreano sería la última prueba armamentística del país, que ha seguido adelante con su desarrollo militar ante las sanciones internacionales impuestas por sus programas de armas nucleares y misiles.

El misil fue lanzado alrededor de las 10:17 de la mañana del 19 de octubre, hora local, desde el mar en las cercanías de Sinpo, dijo el Estado Mayor Conjunto (JCS, por sus siglas en inglés) de Corea del Sur, donde Corea del Norte mantiene submarinos, así como equipos para probar el disparo de SLBM.

No quedó claro de inmediato si el misil fue disparado desde un submarino o desde una embarcación de prueba sumergible, como en la mayoría de las pruebas anteriores.

“Nuestros militares están vigilando de cerca la situación y manteniendo la posición de alerta en estrecha cooperación con Estados Unidos, para prepararse para posibles lanzamientos adicionales”, dijo el JCS en un comunicado.

El Consejo de Seguridad Nacional de Corea del Sur celebró una reunión de emergencia y expresó su “profundo pesar” por la prueba, instando al Norte a reanudar las conversaciones.

Vía: INFOBAE