Tras las denuncias contra el Ejecutivo, varios diputados anunciaron que prevén convocar al ministro de Educación, Milton Ribeiro, para que dé explicaciones.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro fue acusado de “censurar” preguntas del examen nacional que realizan los bachilleres para ingresar en la universidad, en particular sobre temas referentes a la historia reciente de Brasil.

En reacción, el jefe de Estado se felicitó de que el examen, denominado Enem, “comience a tener el rostro del gobierno”, según dijo el lunes durante una visita oficial a Dubai, en Emiratos Árabes Unidos.

La declaración levantó protestas y varios diputados anunciaron este martes que prevén convocar al ministro de Educación, Milton Ribeiro, para que dé explicaciones.

La semana pasada, 37 funcionarios del instituto público INEP, responsable de organizar el Enem, renunciaron a sus cargos.

Pero la polémica estalló el domingo cuando algunos de ellos ofrecieron su testimonio, bajo la condición de preservar su identidad, en el popular programa Fantástico, del canal TV Globo, la mayor cadena del país.

Al ser preguntada por una periodista si hubo censura en el contenido del examen, una funcionaria del INEP respondió: “Censura”. Otros denunciaron “presiones insoportables” y “acoso moral”.Una estudiante lee un libro mientras la gente se reúne antes del comienzo del examen nacional "ENEM", en el centro de pruebas UNIP Vergueiro en San Pablo (Foto: REUTERS/Amanda Perobelli)Una estudiante lee un libro mientras la gente se reúne antes del comienzo del examen nacional «ENEM», en el centro de pruebas UNIP Vergueiro en San Pablo (Foto: REUTERS/Amanda Perobelli)

Uno de ellos reveló que uno de sus superiores le exigió eliminar “más de 20 preguntas” de la primera versión del examen, que cuenta con 180 preguntas de diversas disciplinas y que son respondidas en su mayoría por opción múltiple.

Eran preguntas de “contexto sociopolítico, socioeconómico, temas que trataban principalmente de la historia reciente del país, de los últimos 50 años”, agregó, sin dar más precisiones.

No obstante, el ministro de Educación negó este lunes las acusaciones y defendió que las preguntas tengan un carácter “técnico y no ideológico, ni de izquierda ni de derecha”. El presidente Bolsonaro “nunca me pidió ni me sugirió nada”, dijo en entrevista con el canal CNN Brasil.

“No hay cómo interferir. La idea de que hubo interferencia es una narrativa de quien quiere politizar la educación. La educación no tiene partido”, agregó.

Tras ser elegido en 2018, Bolsonaro criticó una pregunta del Enem sobre un tema ligado a la comunidad LGTB: “Pueden tener la seguridad y quedarse tranquilos, el año que viene no habrá preguntas de ese tipo porque conoceremos la prueba de antemano”, advirtió.

En enero, el presidente brasileño también criticó una pregunta sobre la diferencia salarial entre dos estrellas del fútbol brasileño, Neymar, atacante del Paris Saint Germain (PSG), y Marta, seis veces mejor jugadora del mundo.

“Hay temas ridículos, comparando una mujer y un hombre jugando fútbol porque Marta gana menos que Neymar. No hay comparación, el fútbol femenino todavía no es una realidad en Brasil”, afirmó Bolsonaro.

Más de tres millones de alumnos brasileños están inscritos para pasar la prueba Enem, entre el próximo 21 y 28 de noviembre.

Vía: INFOBAE