En algunas ciudades como Sucre, la capital del país, hubo protestas de personas que no recibieron aquella aplicación a pesar de que ya la tenían programada.

Bolivia reportó este jueves 967 nuevos contagios y 30 decesos por el COVID-19 en un momento en que se ha generado impaciencia por una posible carencia de las segundas dosis de las vacunas rusas Sputnik V, tras el anuncio de un retraso de envíos y la ampliación de validez entre dosis de 90 a 180 días.

Las regiones que más casos nuevos han presentado son La Paz con 235, Santa Cruz que registró 233, Cochabamba con 170 y Chuquisaca que cuantificó 134, mientras que los otros departamentos presentaron contagios que oscilan entre los 12 y los 86.

Impaciencia por segundas dosis

Sobre las segundas dosis de las vacunas rusas Sputnik V, en algunas ciudades como Sucre, la capital del país, ha habido protestas de varias personas que no han recibido aquella aplicación a pesar de que ya la tenían programada, según medios locales.

Este miércoles el Gobierno boliviano afirmó que las segundas dosis del inmunizante ruso iban a tardar algunos días más de lo previsto e indicó que el plazo de vigencia de la primera dosis se ampliaba de 90 a 180 días, algo que fue refrendado en un comunicado este jueves.

Entidades como el Colegio Médico de Bolivia han criticado la ampliación tras considerar que no existe un estudio que respalde esa posibilidad, aunque semanas atrás mencionó que un incumplimiento de los tiempos implicaría que aquellos que recibieron la primera dosis deban iniciar de nuevo el procedimiento de vacunación.

Algunos servicios departamentales de salud (Sedes) han adelantado que reprogramarán la aplicación de esas dosis en tanto que la vacunación continúa con las de otros laboratorios.

Otra vacuna que también sufrirá retrasos es la de AstraZeneca, según el Gobierno, algo que generó molestia en un grupo de personas en La Paz que no recibieron la dosis complementaria y que amenazaron con bloquear algunas calles.Trabajadores aeroportuarios y funcionarios del gobierno de Bolivia fueron registrados al recibir un cargamento de vacuna Sputnik V contra el COVID-19 en el aeropuerto militar de la ciudad de El Alto (Bolivia). EFE/Martín Alipaz
Trabajadores aeroportuarios y funcionarios del gobierno de Bolivia fueron registrados al recibir un cargamento de vacuna Sputnik V contra el COVID-19 en el aeropuerto militar de la ciudad de El Alto (Bolivia). EFE/Martín Alipaz

Llegada de más vacunas

En un informe esta semana del ministro de Salud, Jeyson Auza, al Parlamento, se conoció que Bolivia ya recibió 6,5 millones de vacunas contra el coronavirus mediante compras bilaterales, como la china Sinopharm y la Sputnik V, mientras que las de AstraZeneca, Pfizer y J&J llegaron gracias al mecanismo Covax de las Naciones Unidas.

A estas debe añadirse medio millón más del compuesto chino Sinopharm cuya llegada se ha anunciado para este viernes.

Bolivia firmó a finales de diciembre y enero contratos para la dotación de 5,2 millones de vacunas Sputnik V y una cantidad similar de AstraZeneca, sin embargo esas provisiones no se han cumplido o simplemente no se han dado por la emergencia que existe en los países en los que se producen como Rusia e India.

En la vacunación, que comenzó a fines de enero, se ha logrado la aplicación de 2.742.827 primeras dosis y 1.144.931 de las segundas.

Desde el comienzo de la pandemia en marzo del año pasado se han reportado 17.576 decesos y 466.318 contagios confirmados, de los que 51.828 se mantienen activos.

Falta de segundas dosis de Sputnik V en Venezuela

La ONG Médicos Unidos de Venezuela denunció este miércoles la falta de vacunas rusas Sputnik V para la aplicación de segundas dosis contra el COVID-19 y exigió a las autoridades explicaciones sobre esta situación.

Exigimos respuestas, basta de dilaciones, ¿dónde están las segundas dosis de las vacunas Sputnik V? Iniciaron un plan chucuto (incompleto) de vacunación sin prever los esquemas completos. Una sola dosis no basta para lograr la protección”, dijo la ONG en un mensaje en Twitter.

Asimismo, agregó que la “incertidumbre” por está situación “agobia a los venezolanos”.

Tanto Médicos Unidos como gremios sindicales del sector salud en Venezuela han denunciado que la vacunación contra el COVID-19 avanza de forma lenta y desordenada.

Hasta el pasado 4 de julio, en Venezuela se habían vacunado un total de 2.508.201 personas, según dijo entonces Nicolás Maduro.

El dictador aseguró ese mismo día que Venezuela contaba con vacunas para inmunizar al 20 % de la población, lo que supone cerca de seis millones de personas, pero no detalló cuándo llegaron estos fármacos al país.

La última cifra pública de llegada de dosis de vacunas fue del 12 de junio cuando el ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que el país había recibido 3,23 millones de fármacos entre la china Sinopharm y la rusa Sputnik V.

Vía: INFOBAE