El Ministerio de Relaciones Exteriores aclaró, de todos modos, que mantendrá la asistencia consular a los viajeros.

Luego de que el Gobierno nacional decidiera reducir de 2.000 a 600 el cupo diario de argentinos que pueden ingresar al país por vía aérea, con el propósito de retrasar el ingreso a la Argentina de la peligrosa variante Delta del coronavirus, la Cancillería descartó este sábado que se vayan a realizar vuelos de repatriación. 

«No habrá vuelos de repatriación», ​resaltaron aClarín fuentes del Palacio San Martín, y argumentaron: «Los argentinos que se fueron ahora firmaron una declaración jurada que decía expresamente que no iban a pedir ayuda del Estado para volver».

En ese marco, subrayaron que «los que se fueron ahora ya sabían a dónde iban y en qué condiciones». La situación que se dará desde el lunes, cuando comience a regir la nueva limitación en el cupo, «no tiene la misma magnitud» que la de marzo de 2020, cuando miles de viajeros quedaron varados por sorpresa, indicaron desde el Ministerio de Relaciones Exteriores.

De todos modos, aclararon que cualquier viajero en apuros contará con «asistencia consular, como cualquier argentino».

Solo podrán ingresar al país por vía aérea 600 personas por día. Foto Juano Tesone.

Solo podrán ingresar al país por vía aérea 600 personas por día. Foto Juano Tesone.

Las restricciones

A través de una Decisión Administrativa publicada este sábado en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo nacional redujo a 600 personas por día el cupo de viajeros que se permitirá ingresar a la Argentina en avión.

En rigor, el cupo solo limitará el regreso de argentinos que están fuera del país, porque las fronteras están totalmente cerradas a la entrada de extranjeros.

El nuevo límite comenzará a regir desde el próximo lunes y se mantendrá hasta el 9 de julio, por lo que en esos doce días solo podrán regresar al país un máximo de 7.200 argentinos por vía aérea.

Esta medida fue dispuesta porque en los últimos días se encendieron las alarmas del Gobierno tras detectar que aproximadamente un 40% de los pasajeros que llegan del exterior no cumplen con el aislamiento preventivo.

El Gobierno también extendió el cierre de las fronteras para los turistas que quieran ingresar a la Argentina hasta el próximo 9 de julio inclusive, mientras que se mantendrán suspendidos los vuelos a los países con mayor circulación de las nuevas variantes del covid-19.

La medida se prorrogó a través de la Decisión Administrativa 643/2021, que confirma que la Administración Nacional de Aviación Civil dispondrá «un cupo de 600 plazas diarias en vuelos de pasajeros para el reingreso al territorio nacional de los argentinos, las argentinas y residentes que se encuentren en el exterior».

Además, se mantendrá la suspensión de las autorizaciones y permisos que se hubieran dispuesto relativos a las operaciones de transporte aéreo de pasajeros en vuelos directos procedentes de Gran Bretaña, Irlanda, Turquía, países africanos, Brasil, Chile y la India.

En tanto, quienes regresen del exterior entre el 1 de julio y el 31 de agosto, están obligados a aislarse en los lugares que determinen los gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, durante diez días, contados desde el testeo realizado en el país de origen.

Vía: Clarín